El título aporta la formación -que junto a la superación de la prueba de acceso- es necesaria para acceder a la profesión de abogado en todas sus variantes.

En concreto, aporta la formación necesaria para iniciación en el ejercicio profesional de la abogacía y en la asesoría jurídica en general.

Va dirigido en general, a quienes enfoquen su actividad profesional al ejercicio de la asesoría y la defensa jurídica, tanto en despachos, juzgados y tribunales, como en empresas o entidades de todo tipo.

Los estudios están homologados por el Consejo General de la Abogacía. En virtud de ello, quienes obtengan el Título reciben la convalidación de los créditos requeridos a los colegiados para acceder al llamado turno de oficio.